domingo, 14 de noviembre de 2010

Poniendose a punto

Buenas, despues de tanto tiempo sin escribir en el blog, me dedido después de haber corrido ayer sábado la Ruta de Doramas 2010. Fueron 27 km de montaña, duros, sobre todo el último kilómetro que se hace insufrible porque si no es vertical le queda poco. El tiempo fue, para mi humilde condición de runner, bueno, 3:24:27, aunque pagué el salir atrás desde el prinicpio, fiel a mi estilo, y acabar en la posición 80.


A finales de octubre, el día 23 también disputé la Challenge Gran Canaria, en la modalidad de 45 km, y fueron 6:07:38 y terminar en el puesto 98 de la general.
Pero ayer sábado disfruté de lo lindo. Por un lado, por el recorrido, porque llegaba en una forma física aceptable para esta prueba, y porque me levanté con muchas ganas de correr. Y por el otro lado, por la organización de la prueba, no hay palabras para agradecer el curro de este club en organizar esta prueba. El recorrido estuvo señalado claramente, los avituallamientos muy bien montados y surtidos hasta los topes, y el público arropando.
Sólo queda agradecer a los organizadores de la prueba el esfuerzo realizado, ya que sé que supone dedicar mucho tiempo personal para llevar a buen puerto un evento de estas características, y decirles que el próximo año no faltaré a ese potaje de berros que ponen al finalizar la carrera.
La prueba no tiene mucho que contar, salí tranquilo, con dos colegas de Edu, David y Abián, como los primeros kilómetros son en bajada por un sendero y luego hay un tramo complicado de roca, encontramos mucho tráfico y eso me hizo ir atrás.
En cuanto entré en calor fui acelerando el ritmo y a comenzar a adelantar gente, aprovechando subidas suaves para trotar y encontrar menos obstáculos.
La llegada del primer avituallamiento me vino genial, en la salida se me rompió el bidón, con lo que la sed empezaba a aparecer, recargo rápido y sigo el ritmo, que en los primeros kilometros son en bajada y luego comienza el ascenso, pero como había cogido un bien ritmo no se hizo duro, hasta que llegamos al segudo avituallamiento, volvemos a recargar y con fuerzas seguimos adelanta.
Ya llevaba unos 15 km de la prueba, y pese a que adelantaba gente no me enganchaba con ningún grupo, corriendo la mayor parte del tiempo solo, aunque no es algo que me preocupe ya que estoy acostumbrado, voy pensando en lo mio.
Con la marcheta metida, llego al tercer avituallamiento, cargo bien de liquidos y naranja, y comienzo a descender hacia el barrando de Azuaje. En el fondo, que lo conozco bien por un trabajo que hice en la Uni, mantengo el ritmo, voy dejando atrás a corredores, hasta que llego al Balneario y comienza la subida para llegar a meta.
La subida es por el sendero de bajada, y es casi vertical, después de 26 km lo mejor es subir caminando, eso si, con paso firme y cabeza arriba, aunque el dolor de piernas comienza a notarse, me engancho a una pareja que va delante y llegamos arriba, eso si, la última cuesta me pareció de un 200% de desnivel, joder que sufrimiento!

Llegada a meta con el aplauso de la gente, el reconocimiento de Matias, había terminado tercero, hacia casi una hora, y levanto los brazos, porque el bajar de las 3:30:00 para mi era y es un éxito.
Después lo de siempre, a beber, agua e isotónicas, no se crean, piscina de hielo, recoger regalos, y como mis dos niñas me esperaban para comer me largo pitando para LP, aunque con las ganas de volver el año que viene.
Publicar un comentario