domingo, 14 de diciembre de 2008

Crisis = elegir

LLevaba unos dias fuera, después de unas semanas complicadas, sobre todo de trabajo, y es que no hay manera de llevarse un premio gordo que me jubile anticipádamente y no tener que trabajar y vivir como un buen jubilado, levantarme y salir a pasear por la ciudad, sobre todo por mi añorada Playa de Las Canteras. Pero mientras llega esa utopía, aquí tendremos que seguir currando, por mucho que cueste levantarse.
Momentos de crisis es por lo que estamos pasando, pero ¿para quien? Para la TV, la prensa, los políticos, quien.
Sólo hay que enceder la televisión y ver las noticias o comprar un periódico para ver que las cosas no van bien, o al menos como deberían para la gente de a pie.
Pero se preocupa alguien de ellos, las medidas del gobierno para paliar la crisis no es que sean una gran ayuda, al menos que con 200 € y un poco más cada mes se pueda pagar la hipoteca, o dejar de pagar la mitad de la cuota mensual durante dos años para luego pagarlo todo junto en los siguientes años, o mejor aún, ampliar los años para continuar pagando interesés a los bancos y cajas, los verdaderos culpables de esta crisis.
Estos últimos son los que se han encargado de aprovecharse de la gente, cueste lo que cueste, dando hipotecas no viables o entregando tarjetas de crédito sin dar más importancia que una firma en un contrato. Si no me equivoco es estafar a la gente, reconozco que habrá gente que lo necesite pero que los bancos se aprovechan de esas situaciones, por una simple comisión que se lleva el empleado de turno que firma la operación.
Pero cuando el gobierno tiene que sancionarlos lo que hace es inyectar efectivo en el sistema, y que hacen los bancos, quedárselo, no invertirlo en la "economía real", la de la gente de la calle, paliando las deudas internas que se le han generado por el impago de cuotas, como si quedarse con una casa fuera poca cosa.
¿Cual es la solución? Pues la primera debería ser que a los bancos y cajas les obligaran a utilizar el efectivo que se inyecta en el sistema, con créditos con un interés 0 a empresas y particulares que realmente lo necesiten, y no a grandes empresas que se han metido más cosas en la boca de las que realmente pueden comer, y no la empresa pequeña y que tan solo necesita el dinero para pagar a sus empleados y algún proveedor.
La segunda propuesta de solución es que los créditos ya concedidos, el estado se haga cargo de los interéses abusivos que cobran los bancos y cajas de cada uno de sus operaciones, de tal manera que la gente que empiezan a pagar sus créditos se quite un gran lastre de sus cuotas mensuales.
Pero evidentemente, ya utilicé esta palabra al principio, es una utopía ya que aqui nadie quiere perder y hay que pasar por encima de quien sea, aunque haya una cola impresionante cada día en las oficinas de empleo o a otros les reduzcan los horarios o se les congelen los salarios.
Dicen que nunca llueve a gusto de todos, pero me parece que aqui se moja mucha gente y hay unos cuantos, que son los de siempres, los que se están quedando con el dinero de todos, si no que le pregunten al botín, que diga a Botín.
Publicar un comentario