sábado, 15 de diciembre de 2012

Tamadaba Trail Tour


TAMADABA TRAIL TOUR T3GR

Finalizó el Circuito Adidas Trail Running que por primera vez se realizaba en la isla de Gran Canaria, organizado por Time Limit Sport, con la celebración de la III Edición de la Tamadaba Trail Tour, prueba que se celebraba en dos modalidades, GR de 45 Km y la T3 de 21 Km.

Para terminar el año sufriendo, porque me encontraba físicamente con ganas, junto con el coco que tenía ganas de ir a más, y ambición por terminar en una buena posición en el circuito, me inscribí en la distancia larga.

Madrugón el sábado, el despertador sonó a las 6:00 am, coche y desayuno en camino. Llegar, aparcar, cambiarte de ropa, pasar por el “confesionario”, preparar el material y a la zona de salida, para saludar a los conocidos, y casi sin darte cuenta pasó el control de chips y a correr. Joder, como pasan dos horas cuando haces algo que te gusta.

El recorrido es duro, son casi 6000 metros de desnivel, unido a la distancia, hacen que solo salgan 100 corredores. Y la cosa se pone interesante nada más comenzar. Las piernas van y para arriba aprieto para ponerme con los que suelen estar en cabeza, e incluso para mi sorpresa me doy cuenta que los adelanto sin darme cuenta.


Los kilómetros pasan, llego al primera avituallamiento, km 8, como y sigo, y empiezo a sorprenderme con los paisajes que veo. Es increíble cómo puedes llevar toda la vida viviendo en la isla y zonas que ni imaginas que existen. Como un corredor me dijo, “parece el Windows xp”.

Había trabajado mucho la cabeza para no despistarme y comer continuamente, y se nota que lo hice porque en ningún momento noté fatiga y pude ir a más. En la Cruz de Tejeda estoy fresco, recargo el camel back, como y continuo. Me engancho a un grupo de unos seis corredores, y antes de darnos cuenta, ya estábamos llegando a Artenara. Lo mejor era que el que llevaba el ritmo era yo, que cosas.

Ya queda atravesar Tamadaba, y bajar San Pedro. Continúo con el grupo anterior, pero vamos dejando gente atrás y se nota que pasan los kilómetros. La subida al Pico de La Bandera  se hace interminable, el cansancio se hace cada vez más notable y la fatiga a las piernas también está ahí.

En el último avituallamiento te dicen que quedan 7 km, bebes coca cola, comes, y te avisan que lo que queda es llano y bajada. Llano sí, pero bajar, buf, chiquita bajada, los cuádriceps ya no aguantan demasiado y bajo el ritmo, lo que le permite a dos corredores adelantarme en plena bajada, pero cuando ves la zona de meta se olvida todo, sonríes por el trabajo hecho, por hacerlo bien, y porque sabes que estás entre los primeros.

Entro en meta dejando que José Luis entre con tranquilidad con sus sobrinos, yo saboreo el tiempo, bajo de las 6 horas, 5:40, disfruto el momento. Es increíble cómo pasan las horas cuando haces algo con lo que disfrutas…

Abrazos, sonrisas, agua, es lo único que haces. Sergio espera en meta, que titán, casi dos horas después de terminar su prueba, y ahí está ayudándote a recuperar. Te enteras que terminas en la posición 20, que gozada, en una prueba tan larga es complicado.

Me voy a casa, emocionado llamo a Yaiza para decirle como había ido, y si, se escapan algunas lágrimas, pero el que me conoce sabe cuál es la rutina que hay que seguir para llegar aquí.

Para cerrar el año, la San Silvestre, tranquilo, quiero disfrutar del cierre del año.

Días después de la carrera veo la clasificación del Circuito, terminó 32 después de las cinco pruebas. Más motivación para seguir entrenando y plantear nuevos retos.
Publicar un comentario