martes, 21 de agosto de 2012

La Noche Mágica


Los resultados llegan. Trabajo, sacrificio, constancia, sufrimiento, llámalo como quieras, pero sin eso no hay resultados. Y ahora me sorprendo viendo como la planificación de los entrenamientos da sus frutos, no, sin trabajo no hay nada.

44º de la general, en una prueba donde salieron casi 300 personas. 15 kilómetros a ritmo. Subiendo en la primera parte, bajando de noche por un sendero complicado, peligroso, divertido, técnico, y el final “picando” para arriba, como es tónica habitual en las pruebas del Circuito Adidas Trail Running, y esta era la 3ª prueba.

La gente salió disparada, como si no hubiera mañana, como si nadie se acordara que había que subir unas cuantas pendientes, duras cuestas que nos harían sufrir y sudar la gota gorda. Zancadas largas, empujones, incómodo con el dorsal, el porta bidón y el pulsómetro. Se cae el bidón en los primeros kilómetros, cosa rara que me pase. Lo recojo y se acabó, a darlo todo, me olvido del resto y empiezo a acelerar el ritmo por el fondo del barranco pedregoso. Y sigo subiendo, no paro, adelanto a gente que cuando el terreno se “empina” camina, el sábado no, por la noche tocaba vaciarse.

Me sorprendía la gente que había en la calle. Normalmente solo hay en meta, pero aquí había en muchas partes del recorrido. Me gusta ver la cara de la gente, sobre todo los mayores, como diciendo “a donde va esta gente?!”.

Pasamos Valsequillo. Todo va hacia arriba. Subimos al Montañón, ahora caminando revolucionado para mantener el pulso. Pasamos el control de chip sin parar en el avituallamiento y a bajar. Con precaución, al menos al principio. Todo es pista. Hice los deberes la semana pasada haciendo el entrenamiento nocturno. Así no me pierdo. Algunos badenes te hacer regular. Adelanto y me adelantan. Llega lo estrecho y pedregoso. Me dejo ir un poco pero sin bajar mucho el ritmo. Cada vez hay más piedras pero la emoción y la bilirrubina te hacen mantener la concentración, y de repente el asfalto. Quedan 3 kilómetros. Llevábamos 7 millas y pico. Momento de relax y escuchar los ánimos al llegar al segundo avituallamiento.

Última bajada, al principio compleja. Llano para ir acelerando. Y llega la subida donde Sergio y cogemos un grupo que adelantamos en la subida con nuestro ritmo “caminar revolucionado”. Aprieto en los últimos metros de la subida y en el llano mantengo para darlo todo en el tramo final. Me sorprendo cuando veo que quien viene por detrás, fresco que no veas, es Sergio, compañero de fatigas, que se marca una carrera espectacular.



Empieza la subida final, sobre asfalto, sobre la acera. Me lo tomo con tranquilidad, nos superan algunos corredores, pero cuando pasamos la rotonda de entrada a La Barrera, me digo Vamos!. Pensaba que lo había dicho en alto, pero luego me enteré que no, pero sonó muy claro en mi cabeza.

Hachazo. Adelanto a uno, y a otro corredor, que no dejaba de mirar atrás, entra delante de mí por escasos segundos.

1:38:58. En meta hay poca gente. Sergio dice que estamos entre los 50 primero seguros. Tengo mis dudas. El lunes me entero que si, 44º de la general, 28º de la categoría senior masculino.

Los resultados llegan. Trabajo, sacrificio, constancia, sufrimiento, llámalo como quieras, pero sin eso no hay resultados.

PD: Sigo intentando que Edu Boada escriba la tercera parte del Ironman. Se resite.
Publicar un comentario