jueves, 5 de septiembre de 2013

Trail Villa de Teror

Sin pensarlo mucho. Hice la inscripción a la prueba el jueves antes de la carrera, un poco influenciado por la forma en la que había que realizarla, algo que deben cambiar en la organización, no cuesta tanto crear un formulario en una web.
Para Teror fuimos el maestro Pipo, Fran y Pepe, como componentes de los Subil y Bajal Friends, con nuestras camisetas cortesía de Arista. Saludos iniciales, paso por el WC y a correr.
La prueba tiene un recorrido espectacular, rápido y lleno de toboganes. Los primeros kilometros de subida por el asfalto de Teror hasta la entrada a Osorio se toman como simple calentamiento. Luego ya empezamos a subir el ritmo.
Es la primera vez que corro sin reloj. Lo dejé en casa porque estaba sin batería, pero a partir de ahora, me lo pensaré llevar a las carreras, que libertad, en serio.
Pipo iba marcando un buen ritmo de carrera, en las fuertes subidas nos ayudamos de palos, pasamos el primer avituallamiento y seguimos al pico de Osorio, una de nuestras rutas predilectas de entrenamientos.
El camino se hacía fácil, el trabajo de fuerza que había hecho semanas atrás permitía que fueramos rápido. Casi sin darnos cuenta estábamos en el segundo avituallamiento y nos decían que habrían pasado unos 15 corredores. Incrementamos el ritmo un poco más motivados por la noticia, que al rato nos dejaría desconcertados porque subiendo a la antena nos dirian que ya habían pasado unos 30, alguien no sabía contar.
Seguiamos subiendo el ritmo, tanto Pipo como yo ibamos bien de piernas y conseguimos adelantar a algún corredor más antes de llegar a meta, por los bonitos senderos de Osorio.
La entrada en meta nos esperaba el crono, bajabamos de las 2 horas en una media de montaña, un buen resultado y terminar el 26 en meta.
Luego entraría Fran, muy bien, sabiendo sufrir, y un poco más tarde el veterano Pepe, acompañado en los últimos metros de Jaime, que se dedicó a animar y sacarnos algunas fotos en carrera.
Ahora vacaciones, una semana de desconectar, la misma en la que estoy ahora y a planificar lo que queda hasta final de año.
Recomiendo esta prueba para aquellos que, ya corriendo algo por montaña, quieran probar con más kilometros, pese a que tiene alguna dura subida, la dureza no es extrema.
A la organización le pediría que corrijiera la forma de inscribirse a la prueba, y el control de carrera, ya sea por controles de paso de chip o simplemente con una marca en el dorsal, un recorrido con tantas revueltas es el paraiso de los tramposos, y para los que sabemos que no vamos a ganar, nos molesta ver como la gente se salta las normas. Además, con la cantidad de voluntarios que tenían les sería fácil hacer.
PD: ya no tengo marcas en la cara de la ostia en la ducha... Y lo confirmo, a Pipo lo conoce gente hasta en el infierno =)

Publicar un comentario